Vals lento de las ánimas

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Vals lento de las ánimas

Mensaje por Ennias Asthokrati el Jue Ene 05, 2012 12:58 pm

VALS LENTO DE LAS ÁNIMAS

Los días volaban, volaban y volaban... arrastrando con ellos recuerdos, suspiros, antiguos pensamientos que como hilos perdidos revolotean en la brisa sin rumbo... y con los días volaban lágrimas, y con las lágrimas caían las vidas perdidas... y así, en un ciclo sin fin que prometía regresar a comprimir más y más los corazones, vivía aquel joven. Un joven sin creencias, un joven sin destino, ni vida, ni muerte, ni alma, ni risas... ni desgracias... el repudiado de las landas: Ennias Asthokrati Kathiavi.

Ennias era un muchacho de apenas una veintena de años, de rasgos juveniles, de físico juvenil. Pero en él, a sus tiernas espaldas, cargaba con miles de años de soledad, desestima y repudio. Él era Ennias, el cazador de dragones de Reogtos, el odiado por todos, sólo por ganarse la vida de un modo distinto... bueno, no sólo... también por haber sido acusado de un asesinato que jamás cometió, que jamás habría cometido... ni en la más cruenta y terrible de sus pesadillas.
Así era Ennias. Porque cuando tu vida está vacía por dentro y por fuera... acabas muriendo en vida, bailando un vals lento y desdichado con tu alma, con tu ánima.

Allí se encontraba el muchacho. Sentado en una banqueta de madera apoyado en la barra de la cantina; con un vaso de whisky a medio llenar y su reflejo en ese líquido amarillento, casi ambarino.
No tenía ninguna otra cosa que hacer. Actualmente apenas quedaban ya dragones, y los que quedaban apenas se podían ver, rara era la vez que lograba dar caza a uno... quizás una vez al mes, o cada dos.. a veces hasta semestres enteros, pero después de todo él no era el único culpable.

Mojaba los dedos índice y medio en el whisky, llevándoselos después a los labios, mojándolos con delicadeza y elegancia, probando el sabor tosco y envejecido del alcohol. No esperaba a nadie, ni encargos, ni clientes, nada. Amigos no tenía, no podía tener si todos lo odiaban por ser un asesino, así que, una tarde más, pasaba el tiempo bebiendo en una cantina llena de alquimistas, que odiaba con toda su alma... pero ¿Qué más daba? Para emborracharse no se necesita amar al resto.

-Aih... -suspiró- Un día más... con veinte años... ¿Cuántos han de quedar?-musitaba, anhelando su fin.

Dio un trago a la bebida, justo cuando sintió una presencia mirándolo desde alguna parte.
avatar
Ennias Asthokrati
ф Cazador ф
  ф Cazador ф

Fecha de inscripción : 21/12/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Vals lento de las ánimas

Mensaje por Damien Shervell el Vie Ene 06, 2012 6:07 pm

Poco a poco fueron dejándolo solo. No les culpaba, estaban cansados y a pesar de que él también había sido muy participativo en aquella recolección de alimentos y se sentía algo cansado, tenía demasiada energía como para irse a su hogar a dormir ya. Se burló de ellos, llamándoles mandilones y poco aguantadores y pidió otra ronda para los tres que quedaban incluyéndole a él. Toda la conversación había girado en torno a los sucesos de la mañana, a la excelente puntería que todos mostraron y a la buena cantidad de alimentos que pudieron entregar en el almacén. Eran el grupo escandaloso del pub y aunque Damien no solía venía a estos lugares, debió admitir que se lo estaba pasando muy bien.

En un intervalo, mientras pretendía convencer a sus amigos por que permanecieran un poco más de tiempo en el lugar, fue allí donde lo miro por primera vez. Lo conocía de comentarios, de meras oídas chismosas entre la gente, pero era de ese tipo de personas que al parecer terminaban siendo rechazadas por la sociedad. No le conocía pero aun así, sus amigos, antes de marcharse, le dijeron que era preferible mantener la distancia con esa clase de gente. Joder, medio que le conocían, aunque decían que solía tener un carácter un poco impulsivo en realidad, no le sorprendía, su familia esa, empezando por su maravillosa y volcánica madre.

Se pidió una cuba nueva, se empino lo que quedaba de la otra y se levantó. Cruzo el pub de un extremo a otro, ahogando un bostezo con su mano mientras iba rumbo al baño. Entonces lo miro nuevamente, mucho más de cerca ahora que desde su mesa, con ese pelo extraño que era del mismo color que el suyo. Tuvo un estremecimiento muy parecido al desagrado que no supo explicar y entonces entro al baño, dejando que la puerta se cerrara por si sola. De acuerdo, el tipo lucia sospechoso pero era debido a que estaba mostrando interés en él, i lo ignoraba seguro que estaría bien. Bebería otro poco y después ya se iría a casa con más tranquilidad.

Se apartó de los urinales y se dirigió a los lavabos. Se lavó las manos, se observó en el espejo y volvió a salir, dando paso a un par de hombres que venían entrando. Esta vez no hizo ninguna parada, ni busco a nadie con la mirada y cuando estuvo en su mesa, dio un tragó a su cuba, probándola y de nuevo, desde su esquina en su mesa, se encontró observando a ese sujeto. ¿Era una advertencia? ¿Qué esperaba que hiciera ahora que estaba allí y que claramente no terminaba por apartarlo de su vista? Insistió en que no debía importarle pues no significaba nada, pero ahora solo en su mesa, las distracciones eran muy pocas.


Última edición por Damien Shervell el Sáb Ene 14, 2012 5:46 pm, editado 1 vez
avatar
Damien Shervell
ф Domador ф
 ф Domador ф

Fecha de inscripción : 26/10/2011
Edad : 28

Volver arriba Ir abajo

Re: Vals lento de las ánimas

Mensaje por Ennias Asthokrati el Mar Ene 10, 2012 6:20 am

Finalmente, el vaso de whisky yacía vacío, y el alcohol subía a la nublada mente de Ennias, transportado inevitablemente por cada vena de su delgado cuerpo. Pero al parecer, no era suficiente. Alzó los dedos para que el mesonero acudiera a él y le pidió otro vaso más, esta vez doble. Era triste cómo un cuerpo tan joven y débil se dejaba morir con placeres tan dolientes y demacrantes como el alcohol destilado que, más que alegrarle, más que hacerle olvidar sus penas... lo sumía más y más en una fuerte depresión de la que nadie, nadie porque no tenía nadie, le iba a sacar.

Advirtió de nuevo que lo miraban, sintiendo ese extraño presentimiento y casi escalofrío que se siente cuando te miran desde lejos, sin saber con exactitud quién y por qué. Pero en esta ocasión el cazador de dragones giró el cuello, haciendo que sus finos mechones pálidos se movieran entre su capucha y su espalda, para mirar a su alrededor. En principio, la mayoría de los presentes eran "sucios" alquimistas, fácilmente reconocibles por las vestimentas que habitualmente ellos llevan, túnicas de eruditos, a veces incluso varas que los proveían de poder mágico. Pero en un rincón, sentado en una mesa redondeada y amaderada, estaba él. Quien lo observaba. Y sin saber por qué, Ennias sintió un pinchazo en el corazón, como una premonición de algo que no podía ni imaginar.

Se puso en pie, sosteniendo su vaso de whisky con hielos en la mano diestra, y se acercó cuidadosamente para no perder el equilibrio hasta el sujeto. Una vez delante de él, lo miró de arriba a abajo, observando sus detalles, entrecerrando los párpados para poder enfocar bien.

Era similar a él. El muchacho tenía los cabellos blancos, blancos como la nieve pura y limpia. Sus ojos... eran frías dagas de hielo cortante y puntiagudo, mirarlos eran todo un espectáculo... sus ojos eran ese tipo de ojos que te podían contar muchas historias sin necesidad de hablar, en una conversación etérea.

-¿Tienes... algún interés en este cazador?- Preguntó lo mejor y más decente que pudo en su estado hedonista. Puesto que aquel hombre lo estaba mirando, lo primero que se le ocurrió al albino fue que precisaba de sus servicios como cazador de dragones, lo único que le solían pedir.

Se sentó en la silla de al lado del muchacho, apoyando sus codos en la mesa y dejando allí el vaso, esperando la respuesta del otro.
avatar
Ennias Asthokrati
ф Cazador ф
  ф Cazador ф

Fecha de inscripción : 21/12/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Vals lento de las ánimas

Mensaje por Damien Shervell el Sáb Ene 14, 2012 7:03 pm

No podía terminar de recordar porque ese chico le llamaba tanto la atención. O lo estaba asociando mal o de plano lo había confundido con otra persona. Entonces le asaltaba la conciencia, desviaba el rostro y se olvidaba de él. Fuera quien fuera y lo que hubiera hecho si es que se había equivocado o no de hombre, no tenía por qué andarlo mirando de esa manera, no era su asunto. Otro trago a su cuba, haciéndose el pendejo durante un rato. Agradeciendo aquellas frutas secas que les llevaban de la región peor que sabían a semillas como el cacahuate o las semillas de girasol cosidas. Productos extraños.

Entonces se encontró de nuevo mirando hacia allá y, para su sorpresa y desconcierto, sin pasar por el nerviosismo, miro como aquel encapuchado se acercaba a su mesa rápidamente. Aquello le puso tenso y apretó el vaso de fino cristal que tenía en la mano. En este momento no llevaba el guante puesto por lo que se extrañó de sentir el frio directamente y eso le hizo desistir de mostrar su turbación de esa manera. Caminaba con algo de nervios, sin duda estaba más bebido que el propio Damien quien no se puso de pie al verle pararse frente a él. Demonios, ni siquiera había podido fingir que no había estado mirándolo, pero es que era un curioso de mierda.

Y entonces se dio cuenta de sus rasgos. Ese cabello blanco como el suyo, cubierto por la tela de su capucha. Sus ojos nublados por el alcohol eran plateados y más diferentes a los suyos que eran grises. Se dio cuenta rápido de que no solo él estaba observando al tipo ese peliblanco, sino que él también le miraba a él, analizándolo quizás de la misma manera. Frunció el ceño y entrecerró los ojos cuando se sentó en su mesa sin ser invitado verbalmente. Damien se lo había buscado, claro, pero no le gustaba que invadieran su espacio con esa facilidad. Su pregunta le extraño pero le ayudo a reconocerlo también.

¿Eres un cazador? — Pregunto idiotamente pues el mismo sujeto lo había dicho ya. Eran los tipos de personas que creían que los dragones eran una amenaza ¿No? No lo sabía, nunca antes estuvo cerca de ninguno como para hablarle, y son realmente escasos ahora y difíciles de encontrar en la población, al menos para sus ojos. — No tengo un interés específico en ti, solo que, la gente anda murmurando y te miran, me preguntaba por qué lo hacían. — comentó, tomando un poco de su botana para llevarla a la boca. Por ahora, ocultaría el hecho de que era un Domador—.
avatar
Damien Shervell
ф Domador ф
 ф Domador ф

Fecha de inscripción : 26/10/2011
Edad : 28

Volver arriba Ir abajo

Re: Vals lento de las ánimas

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.